La espera

Aguardé su carta con la impaciencia propia de un niño que ansía sus regalos la noche de Reyes. Día tras día, noches en vela, lo único que terminé por encontrar fue el reflejo demacrado de mi sombra frente al espejo. Con ternura, me apiadé de mi alma y le di la bendición para abandonarnos durante un tiempo a mí y a ese mundo que ya comenzaba a odiar, tan injusto y asquerosamente humano.

Había tomado una determinación: olvidaría mi amor por ella y todo sentimiento debía tornarse en absoluta impasibilidad ante el eco de su voz, que seguía resonando en mis oídos. No era lo que más necesitaba ahora, pero era mi última opción de seguir viviendo dignamente sin arrastrarme.

Me volví loco (quizás ya lo estaba) entre esas cuatro paredes que me recordaban la habitación de Arles donde Van Gogh fraguó su demencia. Sólo, sin ayuda más que del tiempo y la distancia, comenzaría a desintoxicarme sin ningún logro por mi parte, pese a todo ese sufrimiento.

Sentía que cada paso que daba por acercarme a ella, más me alejaba de su corazón. ¿Qué es lo que pedía, que tenía que hacer? Aún, a día de hoy, desconozco la respuesta. Lo era todo para mí y, sin embargo, para ella no significaba más que una mota de polvo en el desierto. Nada.

La locura volvía a apoderarse de mí, como digo, a pasos agigantados. Esta vez no había escapatoria. Una vez más, no. Cerré los ojos con fuerza ante esa oscuridad cegadora y me acurruqué en un rincón, rezando con todas mis fuerzas a un dios en el que ya no creo para que me dejara salir de ese laberinto y me prestara unas alas para poder salir, y verla una vez más desde su ventana.

———————————————————————————–

para escuchar… Fon Román – El idiota

Anuncios

3 comentarios to “La espera”

  1. a veces la palabra olvido va unida a la de locura.. pero nadie dijo que tuvieran connotaciones malas… es precioso estar para saber donde no se quiere volver..
    besos

  2. Venía de buscar la oscuridad en mis letras, en la ceguera de los que no quieren ver, y me encntré en tu laberinto, en tus gritos silenciosos por una salida que cuesta encontrar…
    Y encuentro tambien una canción… una canción que me encanta. Me quedo.. 🙂

  3. Cuanto más visito tu blog más me gusta.
    Creo que he sentido muchas veces lo mismo que tu nos cuentas en este post, me he sentido muy muy identificada con él.

    Un saludo y sigue así… es una gozada leerte

    (pasate por mi blog si te apetece… he perdido frescura, pero de vez en cuando sale alguna chispa de romanticismo por mis palabras)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: