Calles paralelas

Soñar es gratis, aunque a veces cueste tanto dinero. Pero nunca podremos decir que es inalcanzable. Hay sucesos que no vemos, pero que ocurren enfrente mismo, que nos alegran la vida. Plazas llenas de niños que juegan, simulando un oasis de inocencia a espaldas de la gran ciudad. Navegar por las calles paralelas a las enormes arterias de la ciudad es descubrir un mundo nuevo cada tarde. Consiste en respirar otro aire, igual de contaminado, pero sin duda mucho menos enrarecido y atosigante como ese que acostumbras a comprobar cada día.

Hay una calle en Madrid que encierra tras de sí uno de esos rincones a los que acudimos en las ocasiones en que necesitamos encontrarnos a nosotros mismos. Ahí estoy yo, en medio. Por aquellas callejuelas que aúnan antiguos bares con modernos lounges, las tiendas de barrio con los espacios de relajación; busco algún banco donde sentarme a contemplar cómo pasa a la gente, siempre preocupada por qué les deparará el futuro, sin saber qué es exactamente vivir el presente.

Me siento libre, las heridas del corazón se me cierran. Tiempo y espacio se cierran en torno a mí para hacerme creer que llegará el momento en que una chispa se encenderá. Y nada será lo mismo. Y yo no seré el mismo.

———————————————————————————–

para escuchar… Antonio Birabent – Nocturno de Princesa

Anuncios

6 comentarios to “Calles paralelas”

  1. Cuando vivía en Barcelona me gustaba dejarme llevar por la cadencia sinuosa de los callejones del barrio antiguo. Es como en un hormiguero, viajar por las estrecheces en busca de la chispa, de la hormiga reina. ¿Dónde estará?

  2. Oh, sinceramente, tengo que decir que mi gusto es más a pesar de todo… que por los orates. Pero nunca viene mal que alguien nos recuerde que el mundo está loco y nosotros le hacemos caso.

    Saludos.

  3. El problema en si, es la existencia de estos “…rincones a los que acudimos en las ocasiones en que necesitamos encontrarnos a nosotros mismos…”
    El problema es que siempre tengamos esa necesidad de encontrarnos y perdernos y volver a reeencontarnos, aunque a veces ya sin ser los mismos.
    Estos rincones no existen, los creamos y en ellos, nos creamos , nos recreamos y volvemos sobre nuestros pasos para volver desde el punto que salimos hace ya mucho tiempo.
    Yo tengo uno, en realidad tengo cientos, repartidos por toda la geografía. Llego, me siento, respiro, me encuentro y me despido hasta la próxima, con la ilusión de que no haya próxima y está sea, por fin, la vez que de verdad me encuentro definitivamente.

    Genial el blog, saludos.

  4. Soñar es gratis, hasta que se tienen pesadillas.

  5. Si lo sueñas, puedes conseguirlo. O eso decían.

    🙂 Un placer sentirse así de libre, ver pasar el tiempo y esperarlo, para seguir.

    Un abrazo enorme 🙂

    “Nuevo” disfraz: http://exasperanza.blogspot.com/

  6. La verdad es que es así. Vivimos preocupados por el futuro y muchas veces olvidamos vivir el presente. Yo personalmente lo hago, olvido que mi vida es ahora. Y que para el mañana falta. Me gustó tu blog.

    Salú!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: