Nuevo rumbo de los vientos

Me gusta volar. Odio, sin duda, los aeropuertos con sabor a despedida, las noches que pretenden ser las últimas. Regresar de un viaje corto significa caer dos días enfermo en cama, sin ganas de nada. Lo peor de todo son las personas que dejas atrás, sin saber cuándo llegará el próximo beso, el próximo “he vuelto para quedarme”. Desde hace unos años siempre me asola el mismo pensamiento de verme como un apátrida, de sentirme de todas y de ninguna parte a la vez. Sucede frecuentemente en cafeterías de aeropuertos, donde gusto de sentarme a mirar a las parejas con los enormes pájaros de hierro de fondo.

Hoy, desgraciadamente, no paraba de darle vueltas a una voz, a una persona. Se nos fue el bueno de Juan Antonio Cebrían, compañero y grande entre los grandes. Podría apostar a que era la persona perfecta cuando hablamos de radio. Regateaba las desgracias con su humor tan particular, siempre feliz como una lombriz, pero no pudo volver a poner en marcha el reloj de su corazón, cuando a éste se le antojó pararse. Cebri era lo que dice un maestro. Para nosotros, los vampiros, los noctámbulos, los insomnes, La Rosa de los Vientos era una medicina, la compañía ideal para nuestras soledades. Tantos años la voz que comprendía nuestras ansias por el saber, él, que nos enseñó la historia desde el principio. A veces he pensado que hacía trampas, que Juan Antonio estuvo en todos aquellos lugares, en los campos de batalla y celebrando épicas victorias en tantos y tantos lugares. Si no, de dónde procedía tanta sabiduría, tantas historias de la historia.
Mi pasaje favorito, como el de tantos otros, narraba las peripecias de un tal Alejandro Magno, el que algún día se reencarnó en su hijo y a partir de hoy le cuidaremos entre todos para que sea, al menos, tan grande como lo fue su padre.

Querido maestro, allá donde estés, quién sabe si marcando el rumbo de la rosa de los vientos…
¡FUERZA Y HONOR!

———————————————————————————–

para escuchar… Especial La Rosa de los Vientos

Anuncios

2 comentarios to “Nuevo rumbo de los vientos”

  1. Se fue a golpe de uña

  2. La melancolía de los aeropuertos. Ahí hay un post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: